Lo de siempre. La diputada Elisa Carrió aseguró que fue una "broma" su frase pidiendo la renuncia del ministro nacional Germán Garavano. "Yo no le pedí ni le voy a pedir la renuncia del Ministro Garavano al Presidente. Lo que dije esta mañana fue una broma, no condiciono ni disputo autoridad", escribió en Twitter. 

Esta semana, Carrió calentó la interna en Cambiemos que incluyó frases muy duras contra el propio Mauricio Macri. "Perdí la confianza en el presidente", llegó a decir. Además, aseguró que iba a pedir el juicio político a Garavano, por unas declaraciones que no le gustaron. Todo al estilo Carrió. 

Sin embargo, la legisladora debió recular luego de que sus frases generaran críticas de todos los miembros del oficialismo. Al quedarse sola, Carrió decidió dar marcha atrás. Un nuevo papelón. Pero qué le hace una mancha más al tigre.