Como en los 90: el presidente de Aerolíneas Argentinas, Luis Malvino, parece empecinado en preparar el terreno para una nueva privatización de la empresa estatal. En una entrevista con la ultraoficialista radio Mitre, aseguró: “Es una empresa que está virtualmente quebrada, y para pagar salarios, mes a mes tenemos que pedir dinero al Estado porque hoy la situación de la compañía no permite que podamos pagar sueldos con nuestros propios recursos”.

En la charla, Malvino evitó referirse a la caída en la cantidad de pasajeros de Aerolíneas, producto de la pésima gestión estatal desde que Mauricio Macri llegó a Casa Rosada. 

“Da mucha impotencia saber que con una pequeña parte de lo malgastado en Aerolíneas se podrían haber hecho hace tiempo las obras necesarias para prevenir esto”, insistió. Es sabido: los principales funcionarios macristas quieren preparar la cancha para mostrar una empresa que no puede operar. Acto seguido, pedirán su pase a manos privados. Historia repetida...

Por último, Malvino se refirió al reciente paro, e insólitamente culpó a Roberto Baradel, dirigente docente de la provincia de Buenos Aires. “Es evidente que el paro tiene detrás una motivación política, es un paro de 24 horas que está atado con la movilización de otros gremios del transporte. Esto no es casual, se ha transformado en una cuestión política en la cual líderes sindicales muy importantes, como Hugo Moyano o Roberto Baradel, salen con carteles de defendamos a Aerolíneas”, mintió el funcionario.