Una república a medidas. La Corte Suprema no ve con buenos ojos que el Gobierno nacional haya enviado un proyecto de reforma judicial al Congreso. Además, creó una comisión que entre otras cosas analizará si se debe ampliar el número de miembros del máximo tribunal. Furiosos, los supremos empezarían a sacar fallos contra el Gobierno. 

Así lo aseguró, nada menos, que La Nación, un diario cercano a los jueces de la Corte. "La Corte va a empezar a sacar fallos. Son las sentencias el lenguaje que habla la Corte y con el que se hará escuchar ante la iniciativa del Gobierno de convocar a un comité de expertos para reformarla", describieron. ¿La Corte no debe ser parcial?

"Sin que signifique una declaración de guerra, sin ánimo belicoso, sin que nadie se pinte la cara, todavía, pero afilando la lapicera, la Corte tiene en sus manos la posibilidad de hacer sentir el peso del Poder Judicial", siguió el diario.

Que reconoció que no es la primera vez que la Corte le declara la guerra a un gobierno. "No hay clima de irracionalidad, para una pelea hacen falta dos, pero Mauricio Macri ya probó ese jarabe apenas asumió y ahora los cortesanos preparan otra a dosis para Alberto Fernández. No para romper las lanzas, no, pero sí para que quede claro el rol de cada poder del Estado". ¿Y la república?