Según denunciaron los vecinos de La Boca, durante un violento desalojo por parte de la policía de Horacio Rodríguez Larreta que incluyo tiros y gases, once nenes y nenas –de entre dos y diez años- tuvieron que ser sacados por la ventana, con las caras tapadas por el aire irrespirable. Estaba a punto de firmarse un acuerdo para desocupar pacíficamente el lugar en un mes, pero los jueces decidieron abruptamente que se concretara el desalojo con uso de la fuerza pública.

Natalia Quinto, referente de La Boca Resiste y Propone, aseguró al portal Nueva Ciudad, “Tuvimos que sacar a los chicos por la ventana suplicando que dejaran de tirar mientras nos dejaban sacarlos”. Además, dijo que “Vino un grupo especial de la Policía de la Ciudad. Unos salvajes, no tengo otra palabra. Irrumpieron, rompieron, tiraron gases”.

A su vez, Quinto contó que los jueces intervinientes –de los juzgados civiles porteños 93 y 46- habían dispuesto en un primer momento suspender temporalmente la medida de desalojo, mientras se negociada una retirada pacífica para el 27 de diciembre. Pero, repentinamente y sin explicación, cambiaron de opinión.

“Estaba a punto de firmarse el acuerdo cuando la jueza cambió de opinión. No entendemos qué es lo que la motivó. No sólo cambió de opinión sino que ni siquiera garantizó que se cumpliera todo lo que había ordenado en primera instancia, que era que por lo menos estuviera el Consejo del Menor y la Familia para garantizar los derechos de los menores, que en este momento están en situación de calle”, advirtió.

Las nueve familias desalojadas vivían en Rocha 915 desde hace cinco años. Habían ingresado pagando alquiler al dueño del lugar, que dejó de cumplir con los arreglos de la vivienda, donde hasta habían dejado de tener agua. Sin notificación previa, esta mañana fueron sacados por la fuerza.

La referente de La Boca Resiste y Propone contó que en el mismo momento se estaba realizando otro desalojo sobre la calle Necochea. Y que el 14 de este mes se había realizado una mesa con representantes de los distintos ministerios y organismos de protección de derechos, luego de que el Tribunal Internacional de Desalojos dictaminara que en La Boca se viola el derecho humano a una vivienda adecuada.

“Sin embargo, hoy no hubo nadie para garantizar los derechos de las familias. Excepto el Ministerio Público de la Defensa de la Ciudad. No estuvo ni la Asesoría General Tutelar, que debe garantizar el derecho de los menores. Habiendo menores adentro del lugar, entraron a los tiros, había un olor a nafta que no se aguantaba”. Quinto remarcó que “todos los que acordaron en esa mesa de trabajo cumplir con las recomendaciones del Tribunal Internacional de Desalojos, hoy ya las estaban incumpliendo. Diez días después de sentarnos en esa mesa”.