El domicilio de la ex secretaria de Documentación de la Casa Rosada durante el gobierno de Cambiemos, Susana Martinengo, fue allanado por orden del juez federal Federico Villena. Se trata de la funcionaria que recibía informes de inteligencia. ¿Eran para Mauricio Macri? El ex mandatario dijo que no la conocía aunque hay fotos que lo desmienten. 

Según constató Tiempo Argentino el allanamiento se produjo el 28 de mayo pasado por la tarde, pero no trascendió sino hasta ahora. Los principales medios de comunicación no mandaron ni una sola cámara para cubrir el hecho...

El procedimiento estuvo a cargo de la Unidad Operacional Control del Narcotráfico y el Delito Complejo del Este de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y se realizó en el domicilio de la ex funcionaria que se jactaba de tener acceso directo a Macri, en la localidad bonaerense de Villa Ballester.

Villena ordenó el secuestro de “agendas telefónicas, teléfonos celulares y/o dispositivos electrónicos (computadoras, pendrive, notebooks etc.), dinero, divisas, documentación contable, anotaciones, como así también de todo otro elemento relacionado con la investigación y aquellos elementos que pudieran ser indiciarios de actividades de inteligencia”.

La sospecha sobre Martinengo se vincula con los dos grandes episodios de presunto espionaje ilegal bajo investigación: lo ocurrido en cárceles dependientes del Servicio Penitenciario Federal y sobre dirigentes políticos (propios y opositores), sociales, religiosos y sindicales. 

Según se ve en chats que están en manos de la Justicia, los espías sabían que los informen "llegaban hasta él", en referencia a Macri. Sin embargo, la justicia debe probar si eso era así o quedaban en el camino. Lo que parece quedar más claro, y el propio macrismo lo reconoce, es que existió un entramado mafioso dedicado al espionaje ilegal. ¿Macri sabía?