Los movimientos populares realizaron una multitudinaria marcha que recorrió buena parte del país y terminó en Plaza de Mayo. Las columnas salieron desde diferentes puntos del país para confluir en Capital Federal. A último momento decidieron marchar frente a Casa Rosada para cuestionar el veto al tarifazo del Gobierno de Mauricio Macri. 

La marcha convocó a más de 200 mil personas. Motorizada por los movimientos populares, como la CTEP, Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa, recibió el apoyo de gremios de la CTA y la CGT. "Es el momento de concluir en un gran paro nacional para decirle no al ajuste del Gobierno de Macri", reclamaron. 

Muchos expositores recordaron a la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, quien criticó el rol de las universidades públicas bonaereses. "Señora Vidal, somos pobres pero nos esforzamos para que nuestros hijos lleguen a la universidad. Es un orgullo para nosotros que nuestros hijos vuelvan al barrio con un título universitario". 

En esa misma línea, el dirigente sindical docente Roberto Baradel exigió: "Basta Macri y Vidal de atacar a la educación público. Estamos orgullosos de nuestra educación pública", reclamó. 

El gran pedido de la jornada fue el de un paro nacional, convocado por las centrales obreras. "Debemos realizar un gran paro que incluya a todos los trabajadores, para parar este ajuste. Queremos que los dirigentes estén a la alturas de las circunstancias, que se pongan delante del reclamo de nuestro pueblo. No podemos seguir viviendo así", reclamaron.