Según informaron fuentes de la Cámara Argentina de la Construcción al portal BAE, durante 2019 la obra pública nacional tuvo una caída cercana al 20% interanual frente a 2018, con la pérdida de entre 50 mil y 60 mil puestos de trabajo en 2019.

Además, la Cámara adelantó que aguardan una reunión con autoridades del nuevo gobierno para las próximas semanas. Otro dato alarmante es que "la administración anterior dejó una deuda de más de 5.000 millones de pesos por obras realizadas en todo el país".

En cuanto al empleo, el año pasado cerró con alrededor de 370.000 obreros de la construcción, frente a los más de 420 mil puestos que había a fines de 2018. "El nivel de caída y la parálisis de la obra pública es notable. Creemos que hubo un derrumbe cercano al 20 por ciento el año pasado frente al 2018", expresaron desde la entidad.

Las fuentes adjudicaron la caída del empleo a la obra pública, donde a pesar del viejo discurso oficial sobre la normalidad en los planes, existían recortes y retrasos en los plazos de ejecución. La actividad privada también cae pero en menor porcentaje. "Las transferencias de la Nación a los distritos y constructoras pasaron de un tiempo promedio de 60 días a más de 120 o 150 días", detallaron.