El candidato de la ultraderecha brasilera, Jair Bolsonaro, pidio el telefono y llamó personalmente al presidente Mauricio Macri, con quien tuvo una “cordial conversación” a 12 días de la segunda vuelta electoral que se disputará en Brasil.

Según el escueto comunicado de prensa de Presidencia, el diálogo telefónico entre el mandatario y el candidato del PSL llegó luego de que Bolsonaro el enviara a Macri “un abrazo”  por haber terminado con la “Dilma Kirchner”. 

“Mantuvieron una cordial conversación en el marco del actual proceso electoral de Brasil y la relación estratégica entre ambos países", se indicó en el texto oficial.

Por su parte, el viernes pasado Bolsonaro adelantó sus deseos de reunirse pronto con el presidente argentino a quien felicitó a la distancia por haber derrotado al kirchnerismo. “Ante todo, un abrazo a Macri, que terminó con la ‘Dilma Kirchner’”, ironizó Bolsonaro, equiparando a las ex presidentas Cristina Kirchner y Dilma Rousseff. 

Días antes, el canciller argentino Jorge Faurie había definido al resultado electoral de la semana pasada, cuando Bolsonaro obtuvo el 46,03 por ciento de los votos, como “un posicionamiento que mira hacia el futuro y no hacia el pasado". Bolsonaro está en el centro de las críticas por sus expresiones antidemocráticas, xenófobas y homofóbicas.