Faltaban días para que Mauricio Macri dejara la Casa Rosada y Martín Mura, ministro de Economía de la Ciudad de Buenos Aires, recibió un pedido especial de Darío Nieto, secretario privado del entonces presidente: el Banco Ciudad debía facilitarle un préstamo millonario a Vicentin, la agroexportadora en quiebra y generosa contribuyente de Cambiemos.

Pero hay más: el diálogo incluyó un pedido para que Mura realizara gestiones de forma informal, para que el préstamo saliera a toda velocidad. "Que le den 10 palos a Nardelli (entonces CEO de Vicentín)", fue el reclamo.  Así lo informó el periodista Sebastián Lacunza en su blog periodístico. 

"Mura derivó el pedido al Banco Ciudad y su directorio lo rechazó, a contramano del Banco Nación. En esos días de noviembre pasado, Vicentin y el principal banco argentino llevaban a cabo una carrera frenética para renovar créditos por cien millones de dólares, pese a que la empresa ya había colapsado y su riesgo crediticio excedía con creces las normas regulatorias", escribió Lacunza. 

Si el juez federal Julián Ercolini, en cuyo juzgado está radicada la causa por el fraude de Vicentin contra el Estado, cita al ministro de Economía de la Ciudad, éste podría confirmar que Nieto hizo lobby para que le dieran un crédito fraudulento al principal aportante para la reelección de Macri. La hipótesis se volvió inquietante en momentos en que el expresidente reclama desde Suiza lealtades hacia "Daro", como conocen en el Pro al secretario. Está en la lista del macrismo en la Ciudad de Buenos Aires, que encabeza María Eugenia Vidal. Se ve que el PRO pretende volver por todo.