En Brasil, el líder de ultraderecha, Jair Bolsonaro, alienta las manifestaciones anti-cuarentena, contra lo que entiende es una "gripecita", por el coronavirus. Ese virus ya causó más de 65 mil muertos. Brasil es uno de los países que peor respondió a la pandemia a nivel mundial. 

En Argentina, el macrismo parece imitarlo. Ayer, sus principales dirigentes alentaron la realización de manifestaciones en todo el país, incluso en lugares donde rige una estricta cuarentena por el aumento de casos. En criollo: llamaron a sus militantes a violar la ley. 

Lo más llamativo es que en el caso de Capital Federal, las manifestaciones ocurrieron en un distrito gobernado por el PRO, que estableció una cuarentena estricta por el aumento de casos y el riesgo de colapso sanitario. 

Durante las protestas, y como suele pasar en marchas macristas, hubo agresiones a periodistas. Lo mismo ocurre en Brasil, cuando se manifiesta la ultraderecha de Bolsonaro. Por eso, no sorprendió que Mauricio Macri no dijera nada sobre las violentas situaciones vividas por el canal C5N, que fue muy hostigado y perseguido durante la administración de Cambiemos.