En una reunión tripartita realizada por autoridades nacionales, bonaerenses y representantes de la Ciudad de Buenos Aires, se acordó endurecer los controles en accesos y rutas con el objetivo de poner un freno a la escalada de contagios. En este sentido, se definió establecer controles estrictos con el cierre de los 71 accesos a Capital Federal.

Asimismo, habrá controles, especialmente en las rutas bonaerenses, con fuerte presencia de Seguridad en el peaje de Hudson básicamente y más controles en estaciones de ferrocarril

Respecto a la circulación de personas, solamente conservarán sus permisos los esenciales que tendrán que volver a empadronar y quedarán sin efecto los especiales y autorizados.

También quedará cerrado el turismo y habrá estrictos controles inter jurisdiccionales. En este sentido, el transporte de larga distancia será solo para esenciales.

Al respecto, la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, informó que en la reunión que se realizó esta mañana en Casa de Gobierno con representantes de la ciudad y la provincia de Buenos Aires "se acordó poder invertir los esfuerzos necesarios para evitar la circulación interjurisdiccional" entre esos distritos y al interior del territorio bonaerense, de cara al período de aislamiento estricto que comienza mañana por nueve días.

Además, agregó: "Vienen jornadas de cuatro días con feriados, pero el turismo está prohibido. Queremos transmitir que la gente debe quedarse en su casa, no debe viajar. Además no va a tener la aplicación Cuidar para hacer uso de ese permiso”.

Sobre el funcionamiento de comercios no esenciales, solo se aplicará la modalidad delivery o take away. No estará permitida la venta en la puerta de los comercios no esenciales. En este sentido, empleados o dueños de comercios de Ciudad que vivan en Provincia no tendrán habilitación para ingresar.