Debería ser una gran noticia para todos: Argentina ya logró vacunar al 22% de su población al menos con una dosis. El 6% ya tiene los dos componentes. El gobierno de Alberto Fernández logra poner al país en la elite de las naciones con mayor cantidad de personas inmunizadas. 

Sin embargo, la oposición macrista no deja de poner obstáculo y se siente incómoda con la noticia. Hace una especulación política mirando a las elecciones de medio término: supone que si la vacunación crece, aumentan las opciones electorales de su rivales. ¿Prefiere menos vacunados para hacer una buena elección? 

Mientras tanto, el país ya aplicó 10 millones de vacunas y se espera otro tanto para los próximos tres meses. Algunas provincias ya están vacunando mayores de 18 años con problemas de salud. Argentina podría lograr tener cerca del 50% su población inmunizada en los próximos 90 días. Impresionante. 

Desde que empezó el año desde el macrismo generaron todo tipo de acciones contra la vacunación. Primero, pusieron en duda la veracidad de la Sputnik V, desarrollada en Rusia. Incluso, dirigentes de Juntos por el Cambio denunciaron al presidente por "envenenar a la gente". De hecho, desde el macrismo lanzaron campañas en redes con consingas como "así yo no me vacuno" y pidieron que sólo se inmunice "los que votaron al gobierno". 

Ahora, la oposición carga con la no llegada de Pfizer, una vacuna de un laboratorio norteamericano. Hay sospechas sobre por qué hay tanto interés por la llegada de esa vacuna y no de otras que también ya están en el mercado pero todavía no arribaron al país. ¿Lobby mata convicciones? Así las cosas, el macrismo pasó de pedir que "no nos envenenen", enojarse con ANMAT por "aprobar la Sputnik de la noche a la mañana" a asegurar que "no hay vacunas" y ahora decirle a la sociedad que "pudimos tener todavía más vacunas".