En el día más caluroso del verano, con una sensación térmica que superó los 40 grados, miles de hogares en el Gran Buenos Aires se vieron nuevamente afectados por distintos cortes de luz a lo largo de la jornada.

La interrupción de la energía eléctrica de ayer, que se suma al apagón masivo de la semana pasada, generó la bronca de miles de usuarios que cada vez pagan más por un servicio que continúa siendo pésimo. Algunos números. Desde la asunción de Cambiemos, la tarifa de la electricidad aumentó un dos mil por ciento. Además, el mes que viene sería el inicio de una sucesión de subas que alcanzarán un 50 por ciento para mitad de año.

Al igual que en otras oportunidades, las zonas más afectadas por los cortes estuvieron dentro del área de concesión de Edenor y Edesur, dos de las grandes distribuidoras eléctricas que tuvieron ganancias millonarias por los tarifazos implementados por el gobierno de Mauricio Macri. En lugar de volcar las utilidades a la inversión necesaria para el mejoramiento del servicio, las empresas se han volcado en los últimos años a la timba financiera por medio de la compra de distintos bonos como las Lebacs o Letiq.

Dentro de la zona de Edenor, los distritos más afectados fueron: Paz, Martínez (San Isidro), José León Suárez, Villa Ballester (San Martín) y Garín (Escobar).

En tanto, los usuarios de Edesur de los barrios de Balvanera, Almagro, seguido de Rafael Calzada, Ministro Rivadavia (Almirante Brown), Máximo Paz (Cañuelas), Berazategui y Parque Avellaneda sufrieron cortes durante varias horas.