El abogado de un grupo de víctimas de la tragedia de Once, Gregorio Dalbón, se refirió en redes sociales a la confesión del maquinista Marcos Córdoba, quien aseguró que desactivó uno de los frenos que podría haber evitado el accidente que ocasionó 50 muertes en 2012. 

El abogado recordó el extraño asesinato de otro maquinista, de apellido Andrada, quien había sido amenazado para que cambie su declaración en la causa. Según la policía, Andrada fue asesinado en un "intento de robo" aunque se sospecha que pudo ser otra cosa. 

Ocurre que Andrada había declarado que los frenos funcionaban aunque "demoraba". Según Dalbón, ese testimonio echaba por tierra la teoría de que los trenes no frenaban y ponía el foco en la actuación de Córdoba y del gremio La Fraternidad. "Sin más movimientos. Solo la mafia o la SIDE pueden actuar con tanta impunidad. El sindicato La Fraternidad es de Omar Maturano. La Side ya sabemos quién. La causa Once recién empieza. Y los voy a descubrir por el honor de las 51 víctimas y de Andrada. Y por la Verdad".