"Una inquietud que se apoderó por estos días del establishment y que la potencia del rumor convirtió casi en una certeza: que el Presidente está deprimido por la crisis de la que no consigue sacar a su gobierno y que su entorno le oculta información para que el cuadro no se agrave". De este modo, comienza una columna de análisis político del periodista Alejandro Bercovich, en BAE Negocios. 

Según el economista, la situación empezó hace unas semanas: "Macri le dijo a una radio de San Luis que "ya está bajando la inflación" y que "lentamente va a mejorar la actividad económica". Al día siguiente, el INDEC publicó que el Índice de Precios al Consumidor ( IPC) trepó un 2,9% en enero, por encima del 2,6% de diciembre". ¿Su entorno le miente? Es una pregunta inquietante. 

Bercovich intentó explicar lo inexplicable: "¿Cómo puede haberse permitido el Gobierno exponer al Presidente a una refutación tan inmediata de sus dichos por parte del ente estadístico oficial?", describió. Según los empresarios, el error pertenece al Jefe de Gabinete, quien le mentiría a Macri para no perturbarlo. 

Según el periodista, un empresario poderoso le aseguró: "En septiembre (dijo) que los meses de la corrida fueron los peores de su vida desde el secuestro. Puede ser demagogia, para dar lástima o generar empatía, pero yo creo que es depresión", analizó. 

Y siguió: "El propio Nicolás Caputo también alimentó la teoría de que el mandatario está afectado en su equilibrio emocional. La semana pasada admitió ante colegas que pasa más tiempo en Estados Unidos que en Argentina porque teme a las reacciones destempladas de su amigo de toda la vida".