El jefe de Gabinete del gobierno de Jair Bolsonaro afirmó en la noche de este lunes que todavía no está confirmada la realización de la Copa América en Brasil, pese a  que la Conmebol anunció al país sudamericano como sede en sustitución de Argentina Luiz Eduardo Ramos dijo que este martes tendrá "una posición final". Durante el día de ayer, muchos sectores cuestionaron la decisión de Brasil en medio de una pandemia que ya causó casi 500 mil muertos. 

Además, las autoridades decidieron cerrar las fronteras a los extranjeros, lo cual evidenciaba una contradicción ya que debe quedar afuera de la medida el ingreso de las selecciones de otros países. La crítica situación en Brasil no parece ser el mejor contexto para la realización de torneo de fútbol.  

"Todavía no hay nada cerrado, quiero dejar esto de forma bien clara. Estamos en medio del proceso. Pero no vamos a rehuir la demanda, en caso de que sea posible de atenderla", declaró Ramos.

El jefe de Gabinete explicó que el gobierno brasileño puso varias condiciones a la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) para la realización del torneo, entre ellos, que no haya público en los estadios y que todos los miembros de las delegaciones sean vacunados.

"Ese evento, en caso de que se realice, no tendrá público. Por ahora son 10 equipos, en dos grupos, habrá 65 personas por delegación, todos vacunados. Las sedes serán responsabilidad de la CBF. De acuerdo con la elección de las sedes, ellos consultarán con los estados", declaró el ministro. "Mañana (martes) tendremos una posición final", agregó.

Luego de las declaraciones de Ramos, el secretario nacional de Deportes de Brasil, Marcelo Magalhães, dijo que si se confirma Brasil como sede de la competencia, el gobierno federal "simplemente dará toda la estructura para el ingreso de estos equipos al país" .