El presidente Macri  aseguro sentirse "muy contento" por el debate en torno a la interrupcion voluntaria del embarazo y en la misma línea concider+o que se ha "avanzado en construir el diálogo y la tolerancia” en un país donde “somos millones y donde nunca vamos a pensar igual sobre todos los temas”. 

Más adelante, adelantó que el tratamiento de la IVE forma parte de “debates que comienzan y van a continuar”. En la misma línea y a pesar de haber bajado la orden al Gabinete de Educación de desfinanciar el Programa de Educación Sexual Integral (ESI), el jefe de Estado insistió que “hay que seguir trabajando en la educación integral de los docentes que incluye un capítulo de educación sexual". 

“Tenemos un problema de fondo que no va a cambiar con una ley más o una ley menos, y es que tenemos 100 mil chicos que nacen de embarazos adolescentes no deseados” dijo Macri. “Esas chicas tengan la posibilidad de elegir, de planificar su vida. No queremos que ellas crean que su vida de desarrollo está en criar un chico cuando no saben lo que eso significa”, dijo y sostuvo, “es importante que empoderemos a esos chicos para que sepan cuáles son las consecuencias de las decisiones que toman”.

Vale recordar que a finlaes de 2017, tras la victoria de la alianza Cambiemos en las elecciones de medio término, el mismo Mauricio Macri que hoy temprano habló de la educación sexual en las escuelas mandó a recortar el Programa Nacional de Educación Sexual Integral (ESI), que depende del Ministerio de Educación, sector a cargo de Alejandro Finocchiario, pero que hasta julio estuvo bajo la órbita del senador electo Esteban Bullrich.

El ESI fue creado en 2006 a partir de la ley 26.150, y dispone de un espacio de enseñanza y aprendizaje para el cuidado y la toma de decisiones en la vida sexual. Desde su creación, la ley establece y garantiza el dictado de la educación sexual integral en todos los establecimientos educativos, tanto privados como públicos, laicos y confesionales, a lo largo y ancho del país.

Además, el ESI aborda temas como la discriminación por orientación sexual, la prevención de la violencia de género y la trata de personas; promueve la valoración positiva de la diversidad, ayuda a prevenir las situaciones de abuso y maltrato a niños y niñas y los embarazos no planificados. También garantiza a madres y padres adolescentes la posibilidad de seguir estudiando.

Por su parte, el Observatorio de Derechos Humanos (ODH), actuando en el marco de la Ley Nacional 27.275 de acceso a la Información Pública, reveló que mientras en 2015 la inversión destinada a la educación sexual.era de $55.755.738, en 2016 pasó a $27.662.623 y en 2017 subió a $43.211.136. A su vez, destacaron que una de las problemáticas es que parte de dicha inversión fue direccionada para el Plan Nacional de Prevención de Embarazo, lo que genera un retorno al paradigma antiguo, donde se posicionaba al programa desde una perspectiva biomédica, dejando de lado los conceptos fundamentales del ESI, que entiende a la sexualidad desde una integralidad.

En sintonía, las capacitaciones masivas presenciales para docentes en todo el país también sufrieron una fuerte caída con la llegada de Mauricio Macri al gobierno: De 55.000 capacitaciones en 2015 se pasó a 1050 en 2017. Mientras en 2015 se capacitó a personal de 14.000 escuelas de Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos, Mendoza, Corrientes y Catamarca, en 2017 el número se redujo a 500 escuelas, pertenecientes a Corrientes y Mendoza. La misma lógica apareció en los cursos de dictados online, donde de los 16.914 docentes capacitados en 2015 se pasó a 4450 en 2017.