La compañera de formula electoral de Diego Santilli por Juntos, Graciela Ocaña, pidió que el gobierno nacional suspenda los contratos para la adquisición de las vacunas rusas Sputnik V, de probada eficacia contra el coronavirus.

En diversas entrevistas, Ocaña solicitó que de modo preventivo se suspendan las vacunas rusas, hasta que las agencias de control europeas o de la OMS den su aprobación final.

“Sería conveniente suspender las compras y suspender toda la elaboración de estas vacunas e ir a vacunas que están aprobadas, incluso como puede ser la de Astrazeneca como Moderna, las vacunas chinas que también están aprobadas por la OMS”, afirmó Graciela Ocaña.

Las escandalosas declaraciones de Ocaña en la lista de Juntos, se dan cuando en el país hay más de 11 millones de argentinos que ya tienen aplicadas una o dos dosis de la vacuna Sputnik V.

Además, se enmarcan en la disputa geopolítica que mantienen Estados Unidos y Rusia, siendo que el país americano acaba de anunciar que no permitirá el ingreso a su territorio de turistas vacunados con Suptnik V.

Vale recordar que Ocaña, luego del ineficiente rol que tuvo como ministra de Salud del primer gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, cuando debió manejar uno de los peores brotes de dengue y la peor gestión de la pandemia de la gripe porcina, decidió pasara al macrismo, sin muchas explicaciones.
Fue en ese entonces cuando Ocaña comenzó con sus campañas de denuncias a funcionarios del peronismo. La peor de ellas tal vez haya sido contra los creadores del Plan Qunita.