En base al nuevo índice de movilidad que se aplica por tercera vez este año, el Gobierno determinó que a partir del primero de septiembre, las jubilaciones, pensiones y la AUH aumentarán 6,68%.

Sin embargo, expertos estiman que si la inflación anual cierra por arriba del 35%, como proyectan las consultoras privadas y lo gremios, los abuelos perderán hasta 8% de poder adquisitivo real. 

La jubilación mínima actual es de $ 8.096,30 y la máxima, de $ 59.314,97. Con el nuevo ajuste pasarán a $ 8.637,10 y $ 63.277,20, respectivamente. La AUH, que beneficia a unos 4,3 millones de niños y adolescentes de todo el país, subirá apenas $ 105, de $ 1.578 a $ 1.683 por mes. 

Según informó el propio Indec, la inflación del año rondará el 32%, aunque será muy superior en el caso de los alimentos. En junio, crecieron un 5% interanual. El ajuste sobre los sectores que menos tienen.