Así lo advirtieron desde el CETYD, un centro que depende de la universidad de San Martín. Por la inflación y por paritarias a la baja, los trabajadores perderán en promedio un 18% del poder adquisitivo. Será el retroceso más grande desde la crisis del siglo pasado. 

Este año, la suba de precios será superior al 40%, según todos los analistas. El propio Banco Central, en manos de funcionarios macristas, habla de una inflación del 45%. Para no perder plata, los trabajadores hubieran necesitado paritarias en ese monto. 

Sin embargo, la mayoría de los gremios cerraron paritarias en torno al 20%, con ajustes que pueden mandar ese número al 25%. Así las cosas, perderán más del 15%, dependiendo de dónde termine la inflación anual.