Un informe del Enargas muestra que entre los años 2017 y 2019, más de 590.000 usuarios perdieron el beneficio de acceso a la Tarifa Social de Gas, como consecuencia de las políticas adoptadas por el ex Ministerio de Energía y Minería y la ex Secretaría de Gobierno de Energía.

El estudio precisó que mientras en 2017 el promedio anual de beneficiarios llegaba a 1.720.466, al concluir la administración macrista en 2019 esa cifra había disminuido a 1.128.638 en todo el territorio nacional, es decir 591.828 beneficiarios menos que representaron una caída del 34%.

La brusca reducción se explica "por las disposiciones adoptadas por aquella administración que impuso mayores restricciones para acceder al beneficio, con una política de criterios de exclusión que dejó afuera a casi 600.000 argentinas y argentinos", destacó el informe.

Esta situación se vio acentuada sobre todo en 2018 con la emergencia generada por la crisis económica y en un contexto de un fuerte incremento tarifario.