La crisis económica que atraviesa el país, producto de las medidas neoliberales del gobierno, arroja un panorama desolador con respecto al desempleo. Según las cifras oficiales del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), durante el 2018 se perdieron 191 mil empleos registrados.

Los datos publicados por el Ministerio de Producción y Trabajo expresan una caída de 61 mil puestos laborales en el sector industrial, una merma de 36 mil en el segmento comercial y una baja de 14 mil en la construcción, afectada por el freno de la obra pública.  

En ese aspecto, la cantidad de trabajadores ocupados registrados pasó de 12.387.200 en 2017 a 12.195.900 en diciembre de 2018.

El sondeo destacó pequeños avances, como en el rubro de enseñanza con 4.400 y minería con 4.400 y agricultura con 2.100. En el sector independiente fueron unos 15.000 puestos menos entre 2017 y 2018.