El presidente Alberto Fernández dialogó con la periodista Verónica Lozano y remarcó que será "inflexible" con aquellos que violen la cuarentena. Además, defendió las medidas económicas que tomó estas semanas. “No escapa que por haber elegido la salud estoy generando conflictos económicos”, dijo y señaló: "A todos les va a llegar la ayuda. No tengan dudas, no se intranquilicen”. 

Desde el principio, el jede de Estado transmitió calma. Pidió “Tranquilidad, mucha conciencia y responsabilidad. Estar tranquilos, pero estar atentos. Las dos cosas se pueden hacer”, enfatizó. En ese sentido, repitió la consigna de la “lucha contra el enemigo invisible”, e insistió con el correcto cumplimiento del aislamiento y cuarentena. “Si nos preservamos, nos quedamos en casa todo será más fácil”, dijo y explicó los alcances de la medida de Emergencia durante este miércoles, primer día hábil de la semana, luego de los feriados por el Día de la Memoria por la verdad y la Justicia.

“Hay un número de personas que pueden salir. Por ejemplo, la gente de salud y seguridad. En la ciudad hoy 122 mil personas”, explicó Fernández con información que le brindó el Vicejefe de gobierno de la Ciudad, Diego Santilli.

En la misma frase agregó, que hay “100 mil personas más que trabajan en industria alimenticia, supermercado, negocios, estaciones de servicio. Hoy tenemos que esperar que en la Ciudad se muevan 200 mil personas, de los 9 millones que ingresan habitualmente”, subrayó. “Tengamos presente esto”, reiteró.

En ese sentido, no desestimó que haya “vivos/estúpido que está violando la cuarentena”. En ese sentido, informó que, en una reunión con las Fuerzas de Seguridad, coordinó que aquella persona “que viola la cuarentena caigámosle con todo el rigor de la ley. Si va en auto, secuestremos su auto. Está exponiendo a todos los demás”, señaló.

“Esa persona es muy peligrosa. No sólo para sí mismo, porque no se da cuenta que puede terminar contagiado y sufriendo. Si no que, si él tiene algún grado de contagio, está exponiendo a todos los demás. En este punto voy a ser inflexible”, advirtió y agregó: “Yo trato de que entiendan por las buenas, si no la entienden por las buenas lo van a entender con el rigor de la ley”.

Consultado por la rigurosidad de la cuarentena, sentenció: “La democracia dice que hay un presidente al que le pueden otorgar poderes para garantizar la salud pública por sobre el derecho de libertad individual a transitar”.

En términos económicos, explicó que elige “cuidar la vida” por sobre la actividad económica, pero remarcó: “No escapa que por haber elegido la salud estoy generando conflictos económicos”, y enumeró las medidas que lanzó en esta semana que, entre otros, beneficia a monotributistas y trabajadores informales.

“Los sectores más humildes saben que no pueden hacer changas, pero no están abandonados. Estamos ocupándonos de ellos. Les pido que esperen, a todos les va a llegar la ayuda. No tengan dudas, no se intranquilicen”, adelantó.