Alberto Fernández despidió este lunes con un fuerte abrazo al expresidente de Bolivia, Evo Morales, y a quien fuera su vicepresidente, Álvaro García Linera, tras cruzar el puente fronterizo que une la Argentina con Bolivia.

"No queremos países para uno, sino países para todos", afirmó el Presidente en un mensaje desde el lugar, y dijo: "Somos la Patria Grande que quiere Justicia".

"El pueblo no se equivoca y ha ido a las urnas a revindicar el proyecto que Evo (Morales) representa", sostuvo Fernández, en referencia a los comicios que volvieron a llevar al Movimiento al Socialismo (MAS) a la Presidencia.

El mandatario celebró estar en La Quiaca para "garantizar que Evo Morales regrese a su patria, de la que nunca debió haber salido, ni ser maltratado como lo fue".Terminó su mensaje con un "Viva Bolivia, Viva Argentina y Viva América Latina", tras expresarle que "fue un honor" haberlo tenido en el país.