Este miércoles en Ensenada el presidente Alberto Fernández cerró el acto por el aniversario del distrito e inauguró el Programa Reconstruir, para finalizar la construcción de 55 mil viviendas, acompañado por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y el Gobernador de la Provincia, Axel Kicillof, junto a otros intendentes y ministros.

A horas de el fallo de la Corte Suprema a favor del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta que dictó que el Gobierno Nacional “violó” la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires al definir la suspensión de las clases presenciales, Alberto planteó, "Yo, que creo y reivindico al Estado de Derecho, le digo a la Justicia basta, paremos. Ya han hecho mucho daño. El Estado de Derecho necesita de una institucionalidad adecuada. Elijan el candidato a presidente que quieran, pero no usen las sentencias para favorecer a los candidatos. Eso degrada al Estado de Derecho", lanzó el Jefe de Estado. 

Al comenzar el acto, tras celebrar el cumpleaños de Ensenada, el presidente pidió a la prensa que “por favor saquen esta foto y no se la olviden nunca. Acá estamos los que estamos convencidos de lo que hay que hacer en la Argentina”, dijo Fernández acompañado de Cristina, Massa y Kicillof. 

Acto seguido, en dirección a la Corta Suprema, Alberto afirmó, “No va a haber tapa de los diarios ni sentencia judicial que nos deje o nos lleve a hacer aquello que debemos hacer por los argentinos. Grábense esta foto. Esta es la foto de nuestra unidad. De los que queremos poner de pie a la Argentina después de un tiempo en que la derrumbaron, la pusieron de rodillas, la endeudaron, le quitaron la educación, la salud y nadie va a hacernos ceder en eso”.

En ese sentido, agregó, “Venimos a poner de pie a un país. Estoy en una provincia donde una gobernadora se jactaba de no abrir más hospitales y de terminar con el aumento de las universidades porque los pobres no llegan a las universidades. Y cerraban colegios. Cuando Axel llegó había menos colegios de los que había cuando Cristina dejó el Gobierno”, detalló.

En dirección al gobierno de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, el presidente agregó: “En un país donde un presidente hablaba de ‘caer en la educación pública’, maltrataban a los maestros, cerraban colegios, las universidades no tenían razón de ser. Cerraban el CONICET, el ministerio de ciencia y tecnología. Cerraban el ministerio de Salud”, enumeró.

“Llenaron el país de miseria, de debilidad. Debilitaron cada una de las estructuras del Estado porque ellos estaban convencidos de que no es el Estado el que tiene que socorrer a los que no tienen casa y creían que esto lo iba a hacer el mercado. ¡Que el mercado ni el mercado! El mercado va donde se gana plata, no donde la gente lo necesita. El Estado está donde hay una necesidad, y ya sabemos cómo peronistas que, “donde hay una necesidad hay un derecho”, y por lo tanto debemos cubrir ese derecho”, agregó el mandatario.

En relación al plan de viviendas que inauguró en Ensenada, relató que un total de 55 mil casas quedaron sin terminar en 2015 y se dejaron de construir en 2016. “Siempre me pregunto cuál habrá sido la razón que habrá tenido quien decidió que esto quede parado por 4 años", planteó y respondió: "Siempre llego a la misma conclusión: debe ser alguien que odio tanto, que temió que la gente recuerde que esta casa a la que accedía cada hombre, cada mujer, con su familia, era una casa que había construido Cristina”, lanzó Alberto Fernández.

En la misma frase, completó: “El odio fue tan enorme que prefirieron dejar a los argentinos sin casa antes de que se recuerde que hubo una presidenta que se ocupó de esos argentinos de los que el  mercado jamás se ocupa. Siempre los invito a reflexionar sobre esto, porque a semejantes inequidades y desigualdades conduce el odio”.

Más adelante, Alberto señaló que terminó las obras paradas por Macri y Vidal, “porque estas casas tienen decenas de miles de habitantes de Ensenada que las necesitan y es el deber que tengo, aquí y en cada lugar de la patria”, afirmó. 

Antes de cerrar, recordó que “en los años de Néstor (Kirchner), también en los años de Cristina, la única preocupación que nos impulsaba era poner más igualdad en la sociedad argentina, llevar más derechos, cubrir más necesidades”, expresó.

Más adelante, cruzó a la oposición por criticar lo que Cristina “hizo bien” durante sus dos mandatos y apuntó contra la Corte Suprema y el Poder Judicial. “No nos quieren los medios, hay un sector de argentina que nos maltrata, pero yo sé que el pueblo profundo sabe del esfuerzo que hacemos y que trabajamos por ellos”, señaló Alberto.

“Creo que un juez tiene derecho a poder postular y votar a un presidente. Puede hacerlo. Lo que no puede hacer, es usar las sentencias que tiene que dictar para favorecer a los candidatos que le gusta. Eso no lo puede hacer. Con asombro veía ayer que un procurador, que dice que no está probado cuanto complica la circulación en las calles y lo que contagia el virus, mientras firma en su casa los dictámenes, con firma digital, y a la procuración no va a trabajar nadie porque todos los juzgados están cerrados, y bien que hace, porque la circulación sí contagia”, planteó Alberto Fernández.

“Yo me pregunto si cuando toman estas decisiones saben cuánto juegan con la vida de los argentinos. Dicen, en la sentencia, que no tienen forma, no saben cómo medir el riesgo de contagio. Yo hablo todos los días con epidemiólogos, médicos sanitaristas, que me explican los riesgos, eso lo vuelco en un decreto y dicen que el decreto no tiene argumentos”, se quejó. 

“¿Cómo sabes que faltan argumentos si vos decís que no sabes cómo explicar cuando la pandemia adquiere ribetes inmanejables?, ¿Cómo es que haces esto?”, preguntó Alberto Fernández en dirección al Poder Judicial.

“Es muy triste ver esa decrepitud del Derecho firmada en una sentencia judicial. Es muy triste. No es solamente lo que pasó ayer. También las corporaciones económicas van a las Justicia, y esos jueces en el medio de la pandemia deciden que el Estado Nacional no puede regular el precio de los celulares, de internet y de cable”, subrayó.

“En verdad son esos actores, esos factores de poder de la Argentina, los que terminan escribiendo que el gobierno abusa cuando toma estas decisiones. Nosotros decimos que son servicio público. Y lo son”, cerró.

"Yo, que creo y reivindico al Estado de Derecho, le digo a la Justicia basta, paremos. Ya han hecho mucho daño. El Estado de Derecho necesita de una institucionalidad adecuada. Elijan el candidato a presidente que quieran, pero no usen las sentencias para favorecer a los candidatos. Eso degrada al Estado de Derecho", concluyó.