“Lamento lo que pasó, fue muy triste”, expresó el presidente Alberto Fernández al referirse a los incidentes y la represión durante el masivo velatorio de Diego Armando Maradona en la Casa Rosada.

En declaraciones a la FM Radio Con Vos, el mandatario remarcó que lo que hizo fue “respetar a la familia" en la organización del velorio. "La familia de Maradona nos pedía terminar a las 4 con el propósito de estar un tiempo solos y poder despedirse", explicó y contó que junto a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner hablaron con Claudia Villafañe para intentar extender el horario.

Fernández cuestionó el accionar de la Policía porteña que "cerró el paso de la gente" en la avenida de Mayo y 9 de Julio "de manera muy violenta". “Hubo una acción desmedida de la Policía de la Ciudad" insistió el Presidente, quien remarcó en cambio que la situación dentro de la Casa de Gobierno "nunca estuvo fuera de control".

"Lo resolvimos muy rápido sin que hubiera balas de goma ni palazos. Lo resolvimos cerrando las puertas. Nunca estuvo fuera de control. El problema fue en la 9 de Julio, donde hubo una acción desmedida de la Policía de la Ciudad, es muy evidente. 

"Vinieron muchos hinchas de fútbol, mucha de esa gente exacerbada en su ánimo que solemos ver en las canchas de fútbol, a tratar de entrar de cualquier modo. Obviamente, mucha de la gente que entró en ese momento lo hizo con ánimo de hinchada de futbol, por decirlo de algún modo. Debimos haber previsto la presencia de barrabravas", reconoció.