El gobierno nacional definió la eliminación de la obligatoriedad de presentar un certificado médico digital, uno de los requisitos establecidos por el macrismo para que las personas con discapacidad accedan a las pensiones no contributivas.

Por este obstáculo, más de 100 mil personas iniciaron recursos porque no pudieron acceder a la pensión. En muchos casos el universo de personas que perciben el beneficio son de escasos recursos, viven en zonas alejadas del interior y no tienen acceso al mundo digital ni a una computadora.

En el marco de un encuentro con integrantes de la ONG Andar, el presiente Alberto Fernández sostuvo: “Garantizar los derechos y la inclusión de las personas con discapacidad es un compromiso que debemos asumir todos y todas”. Tras la reunión, los integrantes de la ONG le dejaron regalos para que Alberto le lleve al Papa Francisco en su visita al Vaticano.  

Con la nueva modificación, el certificado digital no será excluyente y las personas con discapacidad podrán presentar un certificado común. "El certificado digital puede ser considerado una herramienta útil para la concesión de futuras pensiones, pero no puede ser utilizado como una traba formal para aquellos casos en donde se torna de difícil contención por circunstancias coyunturales, que no pueden ser imputadas a solicitante del beneficio", sostuvieron desde el Gobierno.