El presidente Alberto Fernández participó esta noche en Catamarca de la celebración por los 200 años de la autonomía de la provincia, donde en un acto multitudinario pidió: “Caminemos hacia el futuro, no volvamos nunca hacia atrás”.

“Algunos nos quieren convencer de que la Argentina es un país invivible y que la gente se quiere ir. Estamos orgullosos de la Argentina. Les pido que ahora que nos estamos levantando, vacunándonos, que se está recuperando la economía, que estamos saliendo de la pandemia, caminemos hacia el futuro, no volvamos para atrás. Para atrás solo tendremos hospitales cerrados, escuelas cerradas, universidades cerradas y gente sin trabajo”, exhortó.

El mandatario estuvo acompañado por el gobernador Raúl Jalil; el intendente de San Fernando del Valle de Catamarca, Gustavo Saadi; los ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y de Interior, Eduardo de Pedro, y los gobernadores de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, y de La Rioja, Ricardo Quintela, y la diputada nacional Lucía Corpacci.

El Presidente expresó su afecto por la provincia y evocó que con su padre,  nacido en La Rioja pero que había emigrado a la ciudad de Buenos Aires, solían pasar los veranos en esa provincia y Catamarca. “Siempre recuerdo el dique Las Perquitas, la Cuesta del Portezuelo, lugares que han quedado grabados en mi memoria y en mi afecto”, detalló.

Y señaló que “Catamarca ha dado hombres como su caudillo, don Felipe Varela, y hombres como Fray Mamerto Esquiú, que el 4 septiembre será beatificado y  fue un hombre muy importante, no solo en su aspecto clerical, sino también en su oratoria: ha brindado sermones que han pasado a la historia, como el que dicto el día que la Constitución argentina fue jurada o su oración por la paz, llamando a la unidad de todos los argentinos”.

“Estamos trabajando muy fuertemente por este Norte grande que siempre ha sido olvidado. La Argentina es una, debe integrarse, debe lograr que se desarrolle cada rincón y que aquel que haya nacido en Catamarca, encuentre en Catamarca la posibilidad de crecer, estudiar, trabajar, hacer su familia, vivir feliz en Catamarca, disfrutar su Catamarca y morir un día feliz de haber vivido en Catamarca”, aseguró.

El Presidente, que llegó al acto caminado entre miles de catamarqueños que lo aguardaban para saludarlo, envió sus condolencias por el fallecimiento del ex gobernador de la provincia, Eduardo Brizuela del Moral, quien falleció esta mañana a los 77 años de edad y a quién calificó como “un hombre de bien de la política”.

Por último, les pidió a los catamarqueños tener “la convicción de que hay un futuro muy cerca y lo único que no hay que hacer es cruzar la puerta que nos lleva a un futuro mejor dudando de lo que somos”. “Nosotros estamos orgullosos de la Argentina, estoy orgulloso de cada hombre y de cada mujer, de mi pueblo, que siempre ha demostrado tener la capacidad de levantarse”, recalcó Fernández. 

Jalil, por su parte, recordó “el coraje, la visión y la determinación de hombres y mujeres que buscaron un futuro próspero y soberano para nuestra tierra” cuando en 1821 “Catamarca eligió poner su autonomía al servicio de un proyecto más grande, que quizá en ese momento era todavía difuso, pero también más abarcador y prometedor”.

Y destacó que 200 años después “el Norte Grande y el Gobierno nacional han diseñado un plan de inversión de 30 mil millones de dólares en obra pública, y se ha creado una mesa regional del litio para abordar el tema de las nuevas minerías con Salta, Jujuy y la Nación”.

Como parte de las celebraciones, se descubrió un tótem en el antiguo Cabildo y se proyectó un video en formato mapping en la fachada de la Histórica Casa de Gobierno, que fue acompañado por números artísticos y por la interpretación de “Ay Catamarca” por parte de su autor, Víctor Heredia, junto al Coro Polifónico de la Universidad Nacional de Catamarca.   

Además, se descubrió una placa en honor al obispo Fray Mamerto Esquiú y se entregaron menciones especiales al personal del área sanitaria del sector municipal y de la seguridad.

Previamente, el Presidente y el gobernador recorrieron las instalaciones de la textil Confecat, empresa líder en la elaboración de ropa y calzado de trabajo, cuyo dueño, Carlos Muia, es propietario de cuatro plantas textiles en el norte del país en las que trabajan más de 1.600 personas.

La visita de Fernández a Catamarca se enmarca en una agenda federal por la que el lunes pasado estuvo en San Juan, donde visitó una fábrica textil y la construcción de viviendas que serán destinadas a familias damnificados por el terremoto de enero pasado, y que el viernes continuará en la provincia de La Pampa.