En el acto que compartió junto a la vicepresidenta, Cristina Kirchner, y la plana mayor del gobierno, Alberto Fernández apuntó desde Avellaneda contra el planteo de Juntos por el Cambio para alcanzar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional por la deuda que contrajo el gobierno de Mauricio Macri.

"Me andan apurando para que cierre con el FMI, con Néstor (Kirchner) aprendí a no claudicar con los poderosos y no arrodillarnos ante nadie", afirmó el jefe de Estado y sentenció: "Cuando vengan a decirnos que le hagamos caso al Fondo, respondámosles `Seamos libres que lo demás no importa nada´.

En referencia al Frente de Todos, el presidente destacó: "somos un espacio político donde no somos iguales y tenemos matices, pero ninguno tiene vergüenza de estar en este espacio, reivindicamos lo hecho porque todo se hizo en favor de los que menos tienen, allí no tenemos dudas". Y añadió: "Vayan y miren, y si encuentran alguna medida de las que tomamos que haya sido en perjuicio del pueblo, vengan y díganmelo".

Por otra parte, el mandatario resaltó el proyecto del Aporte Extraordinario de Grandes Fortunas, impulsado por el presidente del bloque en Diputados, Máximo Kirchner, que “permite el financiamiento de la urbanización de barrios humildes, como el que anunciamos hace unos días en Chaco”.

En Avellaneda, donde se entregó la vivienda número 20 mil y se presentó el plan de Hábitat Integral para la Isla Maciel, el presidente dijo que “con una pandemia de por medio, nosotros no paramos” y destacó el trabajo del ministro de Hábitat y Desarrollo Territorial, Jorge Ferraresi, que entendió “mejor que nadie lo que yo quería que hagamos, que es darle celeridad para cumplir el sueño de un techo propio para miles de argentinos”.

En esa línea, Alberto Fernández se diferenció con la política implementada con el gobierno anterior, que paralizó obras en viviendas iniciadas durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner. “Lo único que hicieron fue sacar los prestamos UVA y metieron en problemas a un montón de familias, Ellos creen más en el mercado que en un Estado presente. Nosotros estamos convencidos de que el Estado debe estar al lado de los más vulnerables y desprotegidos”.