En una charla en la que recordó al general Juan Domingo Perón, a 47 años de su muerte, el presidente Alberto Fernández aseguró que lo primero que le preocupó al Gobierno ante la pandemia fue "la vida, la salud de la gente". En ese marco, el mandatario también añadió que "el peronismo siempre puso de pie al país". 

Los dichos del Jefe de Estado se dieron en el marco de una charla organizada por el Partido Justicialista, que Alberto Fernández también preside, en conmemoración del 47° aniversario del fallecimiento de Perón, tres veces presidente y líder del movimiento justicialista.

En el homenaje, transmitido por redes sociales, participaron el escritor Alejandro Dolina, el presentador Patricio Barton, el músico Marcelo "Gillespi" Rodríguez y presidenta de Télam, Bernarda Llorente.

El Jefe de Estado aseguró también que otra de las preocupaciones de su Gobierno fue "tenderle una mano a los que estaban más abajo; con estas lógicas enfrentamos la pandemia". "Ante la pandemia no resigné ninguno de mis valores y creencias, la enfrenté como me enseñó el Peronismo", agregó.

En ese sentido, Fernández observó también que "uno hace política no en el tiempo que le gusta sino en el que le toca, y a mí me tocó este", dijo a la vez que se comprometió a garantizar que "los que trabajan recuperen su trabajo, los chicos la escuela y los que estén en la pobreza sean auxiliados". Y agregó, que ponderó al peronismo porque, dijo, "siempre puso de pie al país cuando otros lo dejan de rodillas".

Para Fernández, "cuando se prescinde del Estado, empiezan a funcionar las leyes del mercado, que son la versión atemperada de las leyes de la selva, donde el más fuerte somete al más débil". En su prédica de unidad, el mandatario planteó además que "la democracia nos exige buscar puntos de encuentro" y advirtió que "lo peor que nos puede pasar como sociedad es tirar cada uno para un lado".

Sobre ese punto, Fernández lamentó que la sociedad "no vive en una grieta sino que hacemos algo mucho más perverso, que es el juego de la cincha, donde cada uno toma la soga y tira para su lado".

"Si semejante tragedia no nos llama a la reflexión, ¿Qué nos va a llamar a la reflexión?", insistió.