"En el último tiempo asistimos a un debate inusual. Si hablo con Cristina Kirchner soy un títere, ella se mete en todo y manda en el gobierno; pero si no hablo dicen que estamos peleados y hay una crisis institucional. No sé qué quieren realmente", declaró el presidente.

"Con Cristina hablamos cuando tenemos que hablar, nos conocemos hace mucho y nos tenemos un gran cariño. Nada va a quebrar nuestra amistad", lanzó el presidente, que también había tenido palabras elogiosas con su vicepresidenta en el acto que el Frente de Todos organizó para el último viernes. Además, aprovechó para volver a criticar al Poder Judicial, algo en lo que la fórmula presidencial insistió en el último tiempo.

Según el presidente, el acto del viernes "sirvió para disipar las dudas que pretenden instalar quienes quieren separarlos y para dar una muestra de unidad tanto en la foto como en los discursos". 

Fuente: Data Diario