En un diálogo extenso, el Presidente anticipó que esta semana presentará el proyecto de Reforma Judicial y que el aporte extraordinario a la riqueza será abordado en el Congreso a la brevedad, aunque aclara que es una iniciativa legislativa. No eludió ningún tema, desde las críticas o diferencias dentro de su espacio a su relación con la oposición, dos hechos que marcan su forma de hacer y construir política.

Sobre las diferencias en el Frente de Todos

“El que se enoja con mi diálogo que se desenoje solo porque no voy a dejar de dialogar”, asegura. Pero también: “sé quienes me votaron, qué intereses represento y qué país quiero. Todo este tiempo dije que tenemos que construir una sociedad más igualitaria y más equilibrada”. Admitió que la convocatoria del 9 de julio, donde estuvieron los principales empresarios del país, pudo haber sido más amplia, pero señala: “No puede ser que se interprete que eso implica que uno va a hacer lo que los poderes fácticos mandan. Esa es una lectura mínima, minúscula”. Recuerda que dentro del Frente de Todos conviven miradas distintas . “El problema –concluye– es que nos hagan creer que eso hace imposible nuestra convivencia. Cuando nos convencieron de eso, ganó Mauricio Macri”.

El mandatario contó que en su momento "no dio mucha trascendencia a la nota" firmada en Página/12 por el periodista Alfredo Zaiat, luego compartida por la vicepresidenta Cristina Kirchner en sus redes sociales, y también apuntada con críticas más duras todavía con la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini. "Respeto mucho a Alfredo, pero tuve una lectura un poco distinta a la que hizo Cristina", se animó a señalar el Mandatario este domingo, considerando que ese texto del periodista económico "plantea cosas que a mi juicio son ciertas y otras que son sesgadas. Si nosotros queremos construir otro modelo de país no podemos hacerlo sólo con los que disfrutan del modelo de país que tenemos, porque ellos no quieren cambiar el país. Pero no podemos hacerlo sin ellos. Son dos cosas distintas". 

Al respecto Alberto Fernández recordó palabras de Lula da Silva, cuando señaló "cuando uno gobierna es el director de orquesta y todos tienen que tocar la partitura en el momento que les toca". Al respecto, destacó como "valioso que convivan distintas posturas y miradas" dentro de la coalición que lo llevó al gobierno. "Eso fortalece al espacio", señaló el Presidente, pero marcó cierta distancia al puntualizar que "el problema es que nos hagan creer que eso hace imposible nuestra convivencia. Cuando nos convencieron de eso ganó Macri, nunca se olviden". Sobre ese acto del 9 de Julio agregó que "la convocatoria podría haber sido un poco más amplia" y reconoció haberse "arrepentido de no haberlo convocado a Hugo Yasky, que representa otra central obrera", como así también "a los movimientos sociales". "Yo llegué al poder porque los más necesitados están pidiendo que se ocupen de ellos. Me ocupé de ellos en todo este tiempo y me voy a ocupar de ellos primordialmente en el futuro",.

Sobre el Plan Federal

Ya sobre el candente tema de la grave situación económica, derivada de la herencia macrista y luego complicada de manera dramática por la pandemia de coronavirus, el Presidente ratificó que en los próximos días se conocerá un plan federal que traerá aparejado un importante "paquete de "incentivos a la producción", en procura de reactivar la paralizada economía argentina.

Ese plan, destacó el Presidente, tendrá como base una división del país en seis regiones - AMBA, Centro, NOA, NEA, Cuyo y Patagonia - y buscará "potenciar las fortalezas" de cada zona. "Tendremos un plan general y otro específico. Va a ser necesario hablarlo con los gobernadores de cada región", anticipó Fernández, indicando que "buena parte del plan es obra pública y construcción de viviendas, porque son formidables movilizadores de la economía" y evitan la importación de "insumos".

"Esas medidas van a marcar cuál es nuestro norte. Algunos van a decir que está todo nublado, que no es fácil caminar, eso es la pandemia. Pero lo que no queremos es discutir hacia dónde vamos, porque tratan de instalar que no sabemos qué hacer y nosotros lo sabemos perfectamente. El problema es que está lleno de neblina", indicó Fernández. 

Sobre Juntos por el Cambio

Sobre Cambiemos, Fernández diferenció a los dirigentes que impulsaron el comunicado crítico luego del asesinato del ex secretario K Fabián Gutiérrez en El Calafate, con otros integrantes del mismo espacio macrista. "El senador Luis Naidenoff, el diputado Cristian Ritondo hablaron de la necesidad de reconstruir la confianza para generar un diálogo más sincero. Pero para reconstruir la confianza hay cosas que no se deben hacer y decir", planteó.

"Ese comunicado fue tremendo. Insinuaba que el asesinato de una persona era producto del interés judicial de mi vicepresidenta y que yo era su encubridor. Un delirio, un disparate insoportable para la convivencia democrática. Yo estoy dispuesto a renovar la confianza pero hay cosas que pasan el límite. Fue inadmisible", señaló el Presidente.

Sobre la renegociación de la deuda

El Mandatario reiteró que "el Gobierno actuó de buena fe y seguimos criterios financieros internacionales". "Hemos hecho una propuesta auditada por el Fondo Monetario. Los hemos escuchado. Y nos hemos extendido hasta este límite. Esta es la última oferta que hace la Argentina, no va a haber otra", agregó. "Yo no quiero que arreglar un problema para gobernar, porque eso lo hubiera hecho el primer día, la oferta de los bonistas fue no pagar nada durante cuatro años y después pagar lo que la Argentina no iba a poder pagar, pero no tengo ningún interés en dejarle el problema a otro", concluyó el Jefe de Estado. 

Sobre la legalización del Aborto

"Voy a mandar la Ley tan pronto pueda". "Exige un debate grande y estoy tratando de que no ocurra en el medio de este conflicto. Pero estoy convencido de que hace falta'', aseguró el primer mandatario. 

Y contó una anécdota: ''El otro día Romina del Pla me retó, que lo estaba esperando. Le dije 'no me convenzas de nada porque en 1985 yo daba una materia que se llamaba 'El aborto, reflexiones acerca de la conveniencia de su castigo'. Y la conclusión al terminar el curso era que el aborto no debía ser punible'. Mucho antes de que haya un debate público".

Fuente: Página 12, Diario Perfil, Diario Registrado