Este viernes trascendió la información de un Decreto de Necesidad de Urgencia (DNU) que prepara el presidente Alberto Fernández disminuirá la distribución de la coparticipación de la Ciudad de Buenos Aires. La reducción será, por ahora, de un punto porcentual que de acuerdo al actual presupuesto representa unos 36 mil millones de pesos.

Horas despues, previo a la jornada de capacitación sobre temáticas de género que realizó el presidente junto al Gabinete en el CCK, y ante una consulta de Clarín, el mandatario resaltó además que siempre tuvo "una buena respuesta de parte de Horacio Rodríguez Larreta", y confió en "resolverlo".

"Estamos conversando, no pasa nada, no sé por qué han hecho un lío tan grande. Hay que ordenar las cuentas del Estado nacional, estamos hablando muy bien con el Jefe de Gobierno y vamos a ver cómo lo resolvemos. Pero no es algo que no podamos resolver hablando", sostuvo Fernández.

"Todos saben que tenemos que ajustar cuentas y ordenar cuentas. Ya lo hablé alguna vez con él, lo entiende, vamos a trabajar juntos. Es el único distrito que se llevó coparticipación secundaria, ninguna otra provincia se llevó eso", remarcó el Presidente.

Según informó Página 12, Fernández el dinero que dejará de percibir el gobierno de Larreta irá al Tesoro Nacional. En ese sentido, cabe aclarar que la Coparticipación Federal de Impuestos establece una redistribución de los ingresos nacionales según las necesidades de cada provincia, y no depende necesariamente de la cantidad de habitantes.

Se espera que el sistema redistribuya en favor de las provincias “pobres”. Pero el aumento a la Ciudad en 2016 por DNU que dictó el ex presidente Mauricio Macri operó en sentido contrario, favoreciendo al distrito más rico en detrimento del resto. Es lo que ahora el nuevo Ejecutivo busca modificar.