El presidente Alberto Fernández realizó una conferencia de prensa desde la Quinta de Olivos junto al jefe de Ministros, Santiago Cafiero, el ministro del Interior, Wado de Pedro y su par de Salud, Ginés Gonzalez García. Allí, anunció la prórroga hasta el 26 de abril del aislamiento obligatorio social preventivo en todo el país, "especialmente en las grandes ciudades y los grandes centros urbanos", especificó.

 “Estamos enfrentando una pandemia de alcance inusitado. Seguimos sin conocer el remedio y la vacuna que lo evite. El único remedio de los infectólogos y epidemiólogos sostienen que tiene sentido es resguardarse en las casas de cada uno”. Junto a un gráfico, explicó el crecimiento exponencial de contagiados del virus y lamentó el número de muertes. “Cada una de estas personas que no están es un dolor adentro de nosotros”, reconoció.

En ese sentido, el mandatario explicó que se logró achatar la curva de infectados. “Si nosotros seguimos manteniendo esta cuarentena seguramente lograremos que la densidad de contagio sea más lenta aún, y eso tenemos que lograr. Esto es un logro nuestro”, destacó.

Más adelante, detalló que el porcentaje de recuperados sigue siendo el mismo que al comiendo de la pandemia. El jefe de Estado explicó que, de cada 100 personas infectadas, 80 se recuperan con un tratamiento leve, basado en reposo y buena alimentación. Los 20 casos restante 5 necesitan terapia intensiva y el 15 necesita asistencia médica, pero sin requerir a la terapia intensiva.

A continuación, anunció que la cuarentena y aislamiento social preventivo y obligatorio continuará “exactamente igual en las grandes ciudades y cascos urbanos”. A su vez, detalló que luego de dialogar con gobernadores acordó realizar una “cuarentena administrada” en pequeños pueblos aislados, “que no registran ningún caso y que hacen toda su vida internamente”.

Fernández anunció también que los bancos volverán a funcionar y se seguirá con el sistema de turnos para evitar la aglomeración de gente.