Esta tarde desde la residencia de Olivos, el presidente Alberto Fernández señaló que "es hora que el AMBA pase a una etapa de distanciamiento, social preventivo y obligatorio" ante la baja de casos de coronavirus en las últimas ocho semanas. En el mismo tono, advirtió que el transporte público seguirá con restricciones y sólo podrá ser utilizado por personal esencial, al formular un anuncio desde la residencia de Olivos.

También recalcó que departamentos de diez provincias en los que hay aumento o multiplicidad de casos de coronavirus continuarán en aislamiento social, preventivo y obligatorio hasta el 29 de noviembre.

Fernández reiteró que los problemas generados por la pandemia "continúan" y es necesario "seguir con los cuidados" sanitarios, tanto en contexto de aislamiento como de distanciamiento.

Subrayó, además, que está "satisfecho" con el logro de que "ningún porteño o bonaerense se haya visto obligado a carecer de atención médica debido a deficiencias del sistema".

“Empezamos a lograr primero amesetar la curva de contagios y que después empiece a ceder paulatinamente, eso nos da una relativa tranquilidad porque pareciera ser que seguir cumpliendo las pautas sanitarias seguramente pueda ayudarnos a conseguir los objetivos que estamos buscando”, señaló Fernández, quien valoró el trabajo conjunto con los gobernadores y el jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Al respecto de la vacuna contra el Covid-19, el jefe de Estado afirmó que “se seguirá de cerca la evolución de la pandemia en todo el país”, y afirmó que tuvo una charla con su par de Rusia, Vladimir Putin, “para preparar” a Argentina para la vacuna contra el coronavirus que se produce en esa nación.

También afirmó que el Gobierno firmó acuerdos con otros laboratorios. “Podríamos llegar a contar con la posibilidad de vacunar a 750 mil personas con la vacuna de Pfizer, que en diciembre podría llegar a estar en la Argentina. Podríamos a partir de marzo contar con la vacuna de AstraZeneca y Oxford, y también hemos hecho un acuerdo para buscar una de las vacunas chinas”, afirmó, y sostuvo que “las vacunas tienen, por su naturaleza un nivel de calidad técnica, un respaldo tecnológico y científico de altísima calidad en todos los casos”.

Por último, el mandatario agregó que la tarea de vacunar exige "un esfuerzo" de logística y que en ese sentido está trabajando el Gobierno nacional, con el objetivo que "los argentinos puedan contar en el menor tiempo posible con la vacuna" para poder retomar sus actividades.