Debido al aislamiento social, preventivo y obligatorio que se decretó hace dos meses para intentar controlar la expansión del coronavirus, Alberto Fernández informó que todas las actividades que convoquen gran cantidad de gente debían ser suspendidas.

Una de ellas fue el fútbol que tuvo que suspender por tiempo indefinido su calendario. Debido a esto, los jugadores comenzaron a recibir un plan de entrenamiento para que puedan realizarlo en sus hogares y en muchos casos comenzaron a conectarse a distintas plataformas virtuales para hacer la práctica en simultáneo con el resto del plantel.

Un día después de haber anunciado que la cuarentena obligatoria se extendía hasta el próximo 24 de mayo, el presidente habló en TNT Sports sobre la posible vuelta del fútbol, a pesar de que será una de las actividades que más tiempo demorará en salir de la cuarentena.

"Cuando tengamos los test rápidos hechos en Argentina, los clubes van a poder garantizar que ninguno de los que entran a la cancha está enfermo, entonces podríamos dar ciertas reglas para que vuelva el fútbol", dijo Alberto en una entrevista con la periodista Ángela Lerena.

"Yo siempre le pregunto a Ginés (González García, ministro de Salud de la Nación) Una cancha tiene 8.000, 9.000 metros cuadrados, ¿no puede haber 22 tipos jugando? Por eso hablo de los test rápidos", contó entre risas.

La elaboración de pruebas rápidas de detección del covid-19 será posible gracias al trabajo realizado por científicos argentinos, que elaboraron dos kits rápidos, de tecnología más sencilla que los PCR, que esperan ser aprobados la semana próxima por el Anmat

"No saben lo que extraño el fútbol", agregó Fernández, y apuntó: "Podemos ir poco a poco, viéndolo por TV. Eso les sirve a todos: a los clubes, a la televisión, a los jugadores y a todos, más allá de que esta emergencia sanitaria seguramente ha impactado en el estado físico de los jugadores. Por eso hay que ir de a poco".

A lo largo de la entrevista, el presidente consideró también que "el mejor Diego Maradona fue el de Argentinos Juniors", en el que debutó en 1976, y recordó como "el momento más emotivo" en su vida como hincha el partido en el que el equipo de La Paternal envió a San Lorenzo a la Primera B, en 1981.

Además se calificó como un hincha "moderadamente puteador", aseguró que "es muy distinto ser de un equipo grande que ser de uno chico" y dijo que "el fútbol es una pasión que completa el alma de los argentinos".

El presidente recordó con especial cariño "el Argentinos que ganó la Libertadores del 85 y jugó la Intercontinental cola Juventus", pero dijo que su momento más emotivo fue en 1981, cuando el equipo de La Paternal envió al descenso a San Lorenzo al vencerlo por 1 a 0 en cancha de Ferro.

Fernández admitió también ser "un hincha moderadamente puteador" pero no contra los jugadores de su equipo "sino contra el árbitro o contra los contrarios"; y suscribió a la idea de "paladar negro" que identifica a los simpatizantes de Argentinos Juniors.

Fuente: Minuto Uno