El presidente Alberto Fernández encabezó una reunión en la Quinta Presidencial de Olivos con varios Gobernadores, acompañado por la Vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, el Presidente de la Cámara de Diputados , Sergio Massa, el Jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta y el ministro de Economía Martín Guzman. 

"Mañana va a ser un día definitorio, los mercados van a saber lo que Argentina puede pagar y puede cumplir", sintetizó el mandatario y puso los límites de la negociación: "Para nosotros, una deuda sostenible es que podamos pagarla sin posponer las necesidades de millones de argentinos y argentinas, que ya las tenían en diciembre y se han incrementado con la pandemia". A su vez, Fernández reconoció que la “Argentina está ante una suerte de default virtual".

Luego de escuchar las explicaciones de su ministro de Economía, Martín Guzmán, sobre la oferta argentina para los acreedores, el mandatario aseguró, “Nos propusimos ser serios, no aprovechar ni siquiera la coyuntura del coronavirus para dilatar la solución de este problema. Sabemos que tenemos un problema que resolver y con la misma buena fe que encaramos el debate con los acreedores, lo seguimos llevando adelante", expresó.

Acto seguido, tras agradecer la presencia a todos los gobernadores de la oposición y de su mismo signo político en la reunión que el mandatario encabezó en Olivos, dijo: "Hoy estamos dando un paso muy importante, que es cómo vamos a construir la Argentina del futuro y tal vez esta sea la oportunidad para empezar a construir un país más justo y solidario"

“Lo que estamos comprometiéndonos hoy es algo que la Argentina va a poder cumplir. No estamos firmando cheques en blanco. Por eso, valoro el trabajo del Ministerio de Economía, porque fue un trabajo hecho muy a conciencia y lo que más necesitamos ahora es que, así como estamos todos unidos ante la pandemia, estemos unidos a la hora de resolver el problema de la deuda”, concluyó.