A días de las PASO y la victoria contundente del Frente de Todos sobre el oficialismo, transcendió este miércoles que el presidente Mauricio Macri intentó comunicarse con Alberto Fernández. “Hable con el presidente, me llamó. Yo estaba dando clases y no pude atenderlo”, detalló. “Cuando vi el mensaje le propuse que hablemos, me llamó y tuvimos una buena charla. Me planteó preocupaciones por el estado de las cosas, le di mi opinión sobre lo que estaba pasando y le di mi voluntad de ayudarlo”, resumió. “Solo soy un candidato a presidente, no soy presidente electo", agregó.

En ese sentido, hizo referencia a las diferencias que tiene con el presidente. "Está claro que Macri y nosotros representamos cosas diferentes, tenemos miradas distintas de país y por lo tanto no me es fácil avalar sus políticas porque si no, no hubiera sido un opositor”, dijo al respecto.

Más adelante, afirmó: “Fue una buena charla y una buena forma de tratar de llegar tranquilidad al país y a los mercados. Todos queremos que la economía se estabilice. Tenemos miradas distintas del futuro, pero es parte de la lógica política que estemos debatiendo cómo tiene que ser el país", completó Fernández.

Acerca de una posible reunión, el candidato del Frente de Todos insistió en que "no hace falta" sino que lo importante es "tener un diálogo franco". "Él es el Presidente y no hace falta que me vea. Sí hace falta que tengamos esta posibilidad de hablar. Yo tengo toda la vocación de hablar y ayudar. No tengo ni un diputado a quién decirle lo que tiene que hacer. Hemos dado un paso y tenemos que estar tranquilos".

Sobre la posibilidad de una salida anticipada del poder o a un adelantamiento de elecciones, Alberto Fernández planteó: "Hay que hacer el esfuerzo para que el 10 de diciembre sea la fecha del traspaso. Hay que ayudarlo al presidente a llevar a cabo esta transición que a él también le preocupa".

Antes del final, admitió que está pensando en un posible gabinete, aunque evitó dar nombres. Por último, cerró hablando nuevamente de la charla con Macri: "Le dije que me llamara las veces que hagan falta. Una charla franca donde le planteé lo que era bueno para la Argentina e iba a ayudar a su gobierno. Le sugerí cosas a las que debía prestarle atención. Son ideas generales del funcionamiento de la economía. No me animaría a decirle a un Presidente lo que tiene que hacer".