En Casa Rosada, el presidente Alberto Fernández le tomó juramento esta tarde a los nuevos ministros del gabinete nacional: Juan Luis Manzur, como jefe Gabinete de Ministros; Santiago Cafiero, Ministro de Relaciones Exteriores; Julián Domínguez, Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca; Aníbal Fernández, ministro de Seguridad; Jaime Perzyck, Ministerio de Educación; a Daniel Filmus, Ministerio de Ciencia y Tecnología; y a Juan Ross, como secretario de Comunicación.

"Quiero hacer unas reflexiones, el domingo pasado expliqué que todos nosotros somos parte de un movimiento, iba a tomar cuenta de qué cosas habíamos hecho mal, en qué nos habíamos equivocado y qué cosas no llegamos hacer y debíamos acelerar", afirmó el presidente al comienzo de su alocución-

"A veces los dirigentes se enojan con la gente cuando esta no los elige, nosotros nos enojamos con nosotros y debatimos de cara a la gente. Con un objetivo de encaminarnos a un momento mejor. Me preocupa mucho más un movimiento político silenciado que uno que reflexiona", expresó Alberto Fernández sobre los días de vértigo y tensiones vividos la semana pasada en el interior del Frente de Todos.

Además, el presidente dijo que, en su paso por La Rioja, donde se reunió con gobernadores peronistas, pudo "tomar distancia" y "reflexionar", y expresó: "Lo que se viene tiene que ver con decisiones que vamos a empezar a tomar ahora, muchas de las cuales teníamos previstas ya de antemano, y que tienen por objeto dar respuesta a un aparte del electorado argentino al que no le ha llegado la recuperación económica que efectivamente ocurre".

También, Alberto Fernández volvió a insistir con que existen "dos países en pugna", y ejemplificó: "Esta mañana estuve con Carla (Vizzotti) y me dio una vacuna contra el mal de los rastrojos, una vacuna que se hizo en Argentina hasta 2017, que se dejó de hacer y hoy volvimos a hacerla. Esa vacuna sirve para ejemplificar el país en pugna que estamos hablando".

Y remarcó: "No somos parte del país que quiere que los que trabajan pierdan sus empleos y nadie los indemnice, de los que quieren seguir con la concentración; queremos ser parte de un país que se integra y funcione unido, que trabaje con fuerza para sacar adelante a los más postergados, primero por la situación heredada y luego por la pandemia".