El presidente Alberto Fernández afirmó este martes que "los actos terroristas no sólo constituyen una amenaza a la paz sino que son una amenaza a la dignidad humana”, al hablar en una cumbre de líderes de G20 sobre Afganistán.

Fernández participó de manera virtual desde la Residencia de Olivos de la Reunión Extraordinaria de Líderes del G20 sobre Afganistán, convocada por el presidente del Consejo de Ministros de Italia, Mario Draghi, con el objetivo de fortalecer la coordinación internacional para dar respuesta a las necesidades humanitarias de su población y el respeto de los derechos humanos.

“Reiteramos el llamamiento a todos los actores políticos en Afganistán a respetar plenamente los derechos humanos adoptando medidas urgentes para proteger a aquellas personas en riesgo inminente, en particular a mujeres, niñas y niños, prestando atención a la situación de refugiados y desplazados internos, personas LGBTIQ(mas) y otros grupos en situación de vulnerabilidad”, dijo el jefe de Estado durante su intervención en la cumbre.

En su mensaje, Fernández valoró la iniciativa propuesta por la presidencia italiana del G20 para lograr un “esfuerzo adicional de coordinación internacional en apoyo a las acciones que lleva a cabo las Naciones Unidas” y puntualizó que “la grave situación humanitaria en Afganistán, que nos interpela como miembros de una comunidad de naciones, requiere abordajes solidarios, flexibles y creativos”.

En sintonía, puso en el foco el rol que puede tener el G20 “promoviendo la ayuda humanitaria, cooperando con organizaciones internacionales con presencia en el territorio según sus intereses y necesidades, explorando formas de contribuir al mantenimiento de los servicios sociales esenciales y discutiendo formas de movilizar recursos que preserven a la economía afgana de una crisis económica y financiera que agrave la situación humanitaria”.

Además del primer ministro de Italia participaron de la actividad los presidentes de Estados Unidos, Joe Biden; de Turquía, Recep Tayyip Erdoğan; de Francia, Emmanuel Macron; de España, Pedro Sánchez; y de Indonesia, Joko Widodo; la canciller de Alemania, Angela Merkel; los primeros ministros de Australia, Scott Morrison; Canadá, Justin Trudeau; y de India, Narendra Modi.

También participaron el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel; la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen; la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva; el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres; y el titular del Banco Mundial, David Malpass.

Antes del inicio de la cumbre, la Unión Europea (UE) anunció un paquete de ayuda de emergencia a Afganistán y países vecinos de unos 1.000 millones de euros para contribuir a evitar una crisis humanitaria.