Este miércoles en las cercanías de Casa Rosada el presidente Alberto Fernández habló con una militante feminista que le pidió una opinión sobre el femicidio de Úrsula Bahillo, ocurrido el viernes pasado en Rojas, provincia de Buenos Aires, a manos de Matías Martínez, un agente de la policía bonaerense. 

Sin dudar, el presidente calificó de "tremendo" a lo ocurrido y exigió: "Eso hay que terminarlo de una vez, por toda la Argentina. Hay que ser inflexible con los autores de esto", expresó Fernández a la organización Militancia Feminista. 

Úrsula, de 18 años, había denunciado por violencia de género a Martínez, de 25, y como ella otras mujeres habían señalado al oficial de la Policía bonaerense: el hombre está acusado de violar a una nena con discapacidad y de intentar asesinar a una ex pareja.

A partir de la noticia que sacudió al municipio de la Provincia de Buenos Aires, amigos y familiares de la joven realizaron una protesta frente a la comisaría, donde se registró un enfrentamiento con la policía. 

La víctima, hija de un comerciante local, fue encontrada la noche del lunes asesinada a puñaladas en una zona rural donde había sido citada por su expareja, Matías Ezequiel Martínez, un oficial de policía bonaerense que estaba con carpeta psiquiátrica desde septiembre del 2020 y que intentó suicidarse luego del crimen.