Desde la Residencia de Olivos, donde efectivos policiales realizan una protesta en reclamo de un aumento salarial, el presidente Alberto Fernández habló acerca del reclamo de la fuerza de seguridad bonaerense y anunció la creación de un Fondo de Financiamiento para la Provincia de Buenos Aires. “La institucionalidad nunca estuvo en juego”, lanzó

Rodeado de intendentes de la Provincia, el gobernador Axel Kicillof y la vicegobernadora Verónica Magario, el Presidente de la cámara de Diputados, Sergio Massa, y el presidente del bloque del Frente de Todos en Diputados, Máximo Kirchner, Alberto Fernández comenzó su mensaje hablando sobre el conflicto de la policía bonaerense.

“Para mí la política es diálogo”, comenzó. “Como soy un hombre de dialogo escucho absolutamente todo. Sé que estamos en un tiempo difícil. Escuchar y atender reclamos para mi es parte de ese dialogo del que les estoy hablando”, continuó.

Sin embargo, remarcó que “Todo reclamo tiene un modo de hacerse, no vale cualquier cosa a la hora de reclamar, no todo está permitido, más allá del reclamo justo”, señaló, no sin antes señalar que de la protesta también participaron “algunos retirados que no entiendo muy bien a título de qué están ahí”, lanzó.

“Tantos policías y tantos patrulleros que dejan de circular por las calles y dejan en estado de indefinición a muchos ciudadanos honestos que necesitan de sus policías en las calles. Y eso es algo que a mí me preocupa mucho”, agregó Alberto Fernández.

En el mismo tono reconoció que acepta debatir la oferta salarial, “No estoy dispuesto a aceptar ciertas formas de la demanda. Porque no tiene que ver con la vía democrática, con la institucionalidad, y porque los ciudadanos bonaerenses no merecen esto”, dijo.

Más adelante, señaló a todos los presentes y agregó: “Todos queremos ir resolviendo los problemas que la Argentina tiene y que aquejan a los argentinos. Pero vamos a hacerlo cumpliendo las reglas de la democracia y respetando la institucionalidad”.

En ese sentido, se refirió a la fila de patrulleros que se agolparon en la puerta de la la residencia presidencial. “Estoy pensando cuántos ciudadanos se quedaron sin el patrullaje hoy de esos autos”, lamentó. “Este no es el modo, de verdad se los digo. Espero que reflexiones y cesen cuanto antes con esta mecánica”, exigió.

A su vez, dijo ser “sensible al reclamo de esos policías”, reiteró que entiende que los salarios de las fuerzas de seguridad de la Provincia “han quedado atrasados y hay que darle una respuesta. Esto lo entiendo y no soy un necio, vamos a encontrar una solución. Pero no vamos a aceptar que sigan con este modo de protesta”, advirtió.

Además, el mandatario agredeció “a los que se preocuparon el día de hoy. La institucionalidad nunca estuvo en juego", sentenció. “La democracia es el único camino y la institucionalidad es la única forma de resolver los problemas”, añadió.

A su vez, el presidente anunció la puesta en marcha de un Fondo de Fortalecimiento Financiero y Fiscal para la Provincia de Buenos Aires. “Estamos tratando de reponer un equilibrio que se perdió en los 80 cuando la provincia perdió 8 puntos de coparticipación”, detalló.

"En aquel momento quienes gobernaban creyeron que la provincia se estaba superpoblando y lo que hacía falta era derivar recursos a las provincias desde donde migraban. La Provincia cedió 8 puntos de coparticipación a favor de provincias, muchas de ellas del norte. Ese objetivo no se logró. La provincia siguió creciendo y con menos coparticipación. Eso generó un problema estructural y tenemos que hacernos cargo", expresó. En esa línea, siguió: "Tenemos que buscar los ingresos y recursos para la Provincia en una situación fiscal muy delicada. No solo recibimos una economía muy complicada sino que todo se hizo más complejo con la pandemia".

Al respecto, el jefe de Estado subrayó que parte de esos fondos serán destinados "para recomponer el salario de los efectivos" de la Policía Bonaerense. "Significa también que podamos dar respuesta a una demanda que existe y que efectivamente es justa", concluyó el presidente Alberto Fernández.