El presidente Alberto Fernández realizó un contundente reclamo ante su par de EEUU, Joe Biden, respecto de la situación por la deuda ante el FMI que heredó de la gestión de Juntos por el Cambio.

En su participación de esta mañana junto a líderes globales de manera virtual del Foro de las Principales Economías sobre Energía y Clima (MEF, por sus siglas en inglés), Fernández detalló la situación financiera del país e indicó que “los recursos aprobados en 2018 por el Fondo Monetario Internacional a la Argentina fueron de USD 57.000 millones, el equivalente a todo lo que el FMI desembolsó en el año de la pandemia a 85 naciones del mundo”.

"Es una deuda insostenible”, sintetizó el jefe de Estado, ante Biden allí presente, cuya gestión tiene alto peso en la determinación de la renegociación de ese pasivo que dejó Mauricio Macri.

En ese punto, Fernández precisó cuáles son los reclamos del gobierno nacional, que viene mencionando frecuentemente al igual que Cristina Kirchner: “Resulta esencial para la Argentina la posibilidad de que se eliminen las sobretasas y se extiendan los plazos de pago, bajo las actuales circunstancias de estrés sanitario, financiero y ecológico”.

“O globalizamos la solidaridad o globalizamos la indiferencia. Es imprescindible que la transición climática y energética sea justa, y no agigante las brechas de bienestar en nuestro planeta”, afirmó Fernández en la reunión de trabajo de alto nivel que se desarrolla de manera virtual y que es privada, es decir, no es abierta ni a la prensa ni al público en general.

Fernández señaló que “una triple crisis de pandemia, cambio climático y deuda golpea duramente a los países de renta media como Argentina” y aseguró que es “urgente repensar una nueva Arquitectura Financiera Internacional” que incluya “la capitalización de los Bancos de Desarrollo y el canje de deuda por clima”.

El Presidente recordó que la Argentina “ha decidido aumentar su ambición climática y comprometer la neutralidad de carbono hacia 2050” aún “en medio de una situación de endeudamiento, que resulta inédita a nivel mundial” y aseguró que “una crisis generalizada de deuda sólo agravaría la degradación ambiental”.

Fuente: Política Argentina