El presidente Alberto Fernández inauguró un hospital solidario destinado a pacientes sin cobertura médica que estará equipado con 40 camas para casos de observación y las 20 restantes para terapia intermedia e intensiva.

Además, se puso en marcha un centro de diagnóstico que será el primer espacio para que las personas puedan realizarse testeos sin bajar de su automóvil.

Durante el acto, el presidente resaltó la solidaridad de dueños de algunas empresas que aportaron para la construcción de los centros de atención. “Los que más necesitan y los que más tienen pueden unirse junto al Estado para hacer una sociedad más justa”, dijo y agregó que, en la actualidad, “muchos países del mundo” toman como “un ejemplo” al sistema de cuarentena y de prevención que se estableció en el país.

“Hablo con cierta frecuencia con el Papa. Él tiene la idea de que en este tiempo y en este mundo, nadie se salva solo. Todos necesitamos del otro”, manifestó por otra parte Alberto Fernández.

El presidente estuvo acompañado del intendente local, Federico Achával, quien se refirió a cómo trabajará el centro de testeo que se instaló en el kilómetro 46 de la Panamericana y que podrá realizar más de 400 por día.