El presidente Alberto Fernández viajó a Tucumán, dónde visitó junto al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el canciller Felipe Solá, y los ministros de Economía, Martín Guzmán; de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; y de Trabajo, Claudio Moroni, una planta de la empresa algodonera TN&Platex y mantener un encuentro con industriales y líderes sindicales.

Más tarde, en conferencia de prensa, el Jefe de Estado aludió a las críticas que soportó el Gobierno por parte de sectores de la oposición que desconfiaban de la utilidad de la vacuna Sputnik V. En el mismo tono, se refirió al cambio de postura que mostraron esos sectores cuando se comprobó, en ámbitos científicos, que el producto ruso tiene una eficacia de más del 91 por ciento en el combate contra el coronavirus.

"Hace 20 días me acusaron de envenenar a la gente y ahora me piden veneno para todos los argentinos", ironizó Fernández en dirección a las controversias que se generaron desde sectores de la oposición en torno a la adquisición de la Sputnik V.

Además, el mandatario se mostró satisfecho por la tarea realizada por el Estado durante la pandemia de coronavirus: “Ningún argentino se quedará sin atención médica” en medio de la emergencia sanitaria, lanzó.

En ese sentido, el Gobierno garantizó que “ningún argentino se quede sin salud en medio de la pandemia, remarcó el jefe de Estado, quien destacó la incorporación al sistema de salud de "3.600 camas de terapia intensiva".

Más adelante, reconoció que "La Covid-19 Nos cambió toda la agenda", y dijo que, si bien se trató de una enfermedad con un impacto global, "el mundo entero no tuvo que encontrar la pandemia después de (la presidencia de Mauricio) Macri".

También formaron parte de la comitiva los secretarios Generales de la Presidencia, Julio Vitobello, y de Comunicación y Prensa, Juan Pablo Biondi; la presidenta del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, Victoria Tolosa Paz; el embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli, y el director del Banco Nación, Eduardo Hecker