Este martes en el Congreso de la Nación terminó el mandato de Mauricio Macri y juró el nuevo presidente Alberto Fernández, junto a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. La ceremonia comenzó poco despues de las 11, y culminó con un discurso de Alberto Fernández donde planteó cuáles van a ser sus ejes de gobierno, sepultó la idea de la grieta y mandó un contundente mensaje a la Justicia y el periodismo. “Vengo a convocar a la unidad de toda la Argentina”, manifestó. 

“Para poner a Argentina de pie el proyecto debe ser propio e implementado por nosotros, no dictado por nadie de afuera con remanidas recetas que siempre han fracasado”, dijo más adelante.

En ese sentido, para Fernández hay que “salir de la lógica de más ajuste, más recesión y más deuda que se ha impuesto en los últimos cuatro años”. Y en dirección al macrismo, detalló: “El gobierno que acaba de terminar su mandato, ha dejado al país en una situación de virtual default”. A continuación, sentenció, “Los únicos privilegiados serán quienes han quedado atrapados en el pozo de la pobreza y la marginación”.

Otro de los ejes del discurso fue la lucha contra el hambre en la Argentina. “Más de 15 millones de personas están sufriendo de inseguridad alimentaria en uno de los países productores del mundo”, subrayó el mandatario. “Toda al argentina unida le tiene que poner un freno a esta catástrofe social”, afirmó y anunció la conformación del Plan Integral contra el Hambre. “Junto a todo el gabinete y personalidades de la sociedad civil, comenzaremos la acción que ponga fin a este presente penoso”, aseguró, al insistir en que “sin pan no hay presente ni futuro, la vida sólo se padece, no hay democracia ni libertad”.

En otro fragmento, Fernández anunció que decidió la intervención a la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), un tema muy consultado por la prensa. Además, anunció que derogará el decreto 656 del 2016, que fue "una de las primeras y penosas medidas que la anterior administración promovió y que significó consagrar el secreto para el empleo de los fondos reservados por parte de los agentes de inteligencia del Estado". Esos fondos, aclaró serám reorientados en el plan contra el hambre.  

Otro de los puntos más alto durante su primer discurso como presidente, fue cuando afirmó que "’Ni una menos’ debe ser una bandera de toda la sociedad y de todos los poderes de la República”, y tras un aplauso masivo en el recinto, agregó: “Es el deber del Estado reducir drásticamente la violencia contra las mujeres hasta su total erradicación".

Antes de finalizar, habló directamente del rol del periodismo y garantizando la libertad de expresión durante su gestión, señaló, “En tiempos de operaciones de intoxicación con noticias falsas a través de las redes sociales, necesitamos más que nunca de medios vibrantes, comprometidos con la información de calidad”, indicó Fernández

En ese sentido, dijo que hará una convocatoria para la reforma del sistema de adjudicación de la pauta publicitaria oficial. “Queremos una prensa independiente del poder e independiente de los recursos que la atan al poder”, sentenció.

Para ello, anunció, que habrá cambios en los criterios con que se otorgan las pautas. A partir de ahora, la propaganda será “para servir al mejoramiento de la calidad educativa” y los avisos serán negociados con las empresas, no con programas. “No habrá pauta del Estado para financiar programas individuales de periodistas. Sólo se destinará a instituciones periodísticas” porque “las cuentas claras conservan la amistad y el respeto”, remarcó.

Además, anunció que implementará un sistema masivo de créditos no bancarios que brinde préstamos a tasas bajas para ayudar a las pequeñas y medianas empresas. “El endeudamiento de las pymes tiene proporciones dramáticas. La capacidad ociosa de nuestras fábricas, industrias y comercios constituye un despilfarro de energías productivas. Queremos un Estado presente, constructor de justicia social, que le de aire también a las economías familiares", explicó al anunciar la medida.

Antes de finalizar, Alberto dijo, "Agradezco profundamente la generosidad y destacar la visión estratégica" de Cristina Fernández, su "amiga y vicepresidenta", recordó al ex presidente Néstor Kirchner, de quien fuera su jefe de gabinete, y al ex procurador general de la Nación Esteban Righi. 

"Quiero recordar a Néstor Kirchner, quien en el año 2003 me permitió participar de la maravillosa aventura de sacar a la Argentina de la postración" y a "Righi, quien me inculcó como nadie los mejores valores del Estado de Derecho", remarcó al final de su discurso el flamante presidente. "Permítanme también recodar en esta hora a tres personas que me signaron en la vida. Quiero recordar a mi madre que me marcó con su ejemplo", señaló.

Por último, el presidente Fernández pidió. "pongamonos de pié y empecemos nuevamente nuestra marcha", exclamó y concluyó.