El presidente Alberto Fernández encabezó por videoconferencia el acto de apertura del Hospital General de Agudos, Doctor René Favaloro, ubicado en el partido de La Matanza, para ampliar la atención sanitaria de pacientes de COVID-19.

En su discurso, el mandatario contó que conoció el hospital René Favaloro unos meses atrás por una invitación del intendente Fernando Espinoza. “Él me decía que hay que terminar unos hospitales que estaban construidos y cuando Cristina dejó su gobierno, nadie quiso ponerlos en marcha”.

Y relató: “Me pone contengo que hayamos logrado este objetivo. En cuatro meses, La Matanza tendrá un hospital igual a este. Dos obras que comenzó Cristina, que durante cuatro años estuvieron abandonadas y ahora estamos haciendo lo que corresponde, que es poner en marcha para la atención de la salud de los que más lo necesitan”.

El otro hospital que hizo referencia Alberto Fernández sobre su inminente apertura es el “Presidente Néstor Kirchner” en Laferere. En diciembre de 2015, los hospitales tenían un 90 por ciento de ejecución. No fueron los únicos casos. Según informe de la Fundación Soberanía Sanitaria, eran seis los nosocomios bonaerenses que esperaban su apertura.

Sin embargo, el ajuste en la salud pública implementado por Cambiemos convirtió a los hospitales en “elefantes blancos”. En ese momento, la entonces intendenta de La Matanza y actual Vicegobernadora, Verónica Magario, le reclamó a Macri y Vidal por su apertura: “Pedimos humildemente un esfuerzo en conjunto. Tenemos dos hospitales listos para poner en funcionamiento. Necesitan partidas para personal y equipamiento”. El reclamo nunca modificó la decisión política del anterior gobierno y, durante cuatro años, los hospitales fueron abandonados.  

El centro de salud, situado en la localidad de Rafael Castillo, cuenta con 144 camas de internación general y 14 de terapia intensiva, un sector de guardia general y pediátrica con atención las 24 horas, seis shock rooms para urgencias, vacunatorio, salas de obstetricia, quirófanos, y servicios de apoyo como laboratorio, diagnóstico por imágenes y consultorios externos.

“Este mega hospital es orgullo para los que reivindicamos al Estado para proteger a los sectores más vulnerables de nuestra sociedad” afirmó Alberto y dijo que “es un ejemplo de decisión y perseverancia. La decisión de Cristina de construirlo en aquel momento. La perseverancia de sus autoridades y trabajadores de cuidarlo durante cuatro años para que no sea saqueado y nuestra definición de que no que podía seguir siendo un hospital abandonado”.