Alberto Fernández recibió a Silvino Báez y Graciela Sosa, padre y madre de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado hace un año a la salida de un boliche en la localidad bonaerense de Villa Gesell.

En el encuentro en Casa Rosada con el mandatario participaron también el legislador Leandro Santoro y el miembro del Observatorio de Víctimas del Delito y sobreviviente de la Masacre de Flores, Matías Bagnato.

De acuerdo a los voceros, el domingo próximo se realizará una colecta solidaria en honor Fernando Báez Sosa dado que el lunes se cumple un año de cometido el crimen.

Fernando Báez Sosa fue atacado a golpes la madrugada del 18 de enero de 2020, a la salida del boliche Le Brique, en avenida 3, pleno centro de Villa Gesell, adonde había ido a bailar con unos amigos.

Horas después de la muerte del joven estudiante de Derecho, que residía en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y había viajado a la costa a pasar unos días a Villa Gesell, la policía detuvo a 10 rugbiers oriundos de la localidad bonaerense de Zárate que habían alquilado una casa a pocas cuadras de la escena del crimen.

En noviembre pasado, la fiscal de la causa, Verónica Zamboni, pidió que ocho de esos imputados sean sometidos a juicio por el delito de homicidio doblemente agravado por alevosía y el concurso premeditado de dos o más personas.

Se trata de Máximo Thomsen (20), Ciro Pertossi (20), Luciano Pertossi (19), Lucas Pertossi (21), Enzo Comelli (20), Matías Benicelli (21), Blas Cinalli (19) y Ayrton Viollaz (21), quienes cumplen prisión preventiva en la Alcaidía 3 del penal de Melchor Romero.

Zamboni pidió además el sobreseimiento de Alejo Milanesi (19) y Juan Pedro Guarino (19), quienes se encuentran en libertad, imputados como partícipes necesarios.