De forma virtual, el presidente de la Nación, Alberto Fernández, participó del acto por el Día de la Construcción que se realizó en la cementera de Loma Negra, ubicada en el partido de Olavarría, donde se realizan tareas de ampliación en la planta para aumentar la capacidad productiva. 

Desde la Quinta de Olivos, el mandatario destacó el rol central de la “construcción como el motor del desarrollo de la Argentina” y resaltó el trabajo en conjunto con el sector para “mitigar los efectos nocivos de la pandemia por medio del ATP”.

En esa línea, Fernández se refirió al plan de obra pública de su gobierno. “En estos tiempos donde algunos ven ajuste donde no hay, los invito a ver el presupuesto y compararlo con el de 2019. Si uno mira, va a poder advertir que la inversión en obra pública se duplicó, pasando del 1.1 a 2.2 por ciento”.

En otro tramo de su discurso, el presidente se refirió duramente a los sectores especuladores que retienen la venta de materiales de construcción. “Los resultados en la construcción son muy alentadores. Crece la producción de cemento, de chapa y de otros insumos” explicó.

Y apuntó: “Estamos viendo que esa mayor producción, algunos sectores la compran y la retienen, lo que dificulta para quien quiere comprar. Es una nefasta actitud la de acaparar esos vienen tratando de especular a un mejor precio para el futuro”.

“Voy a caer con todo el peso que la ley de Abastecimiento le otorga al Estado” advirtió el Jefe de Estado y aseguró que “si bien siempre consideré despreciable la conducta del especulador, hacerlo en pandemia lo hace mucho más que despreciable”.

Por otra parte, el presidente dijo que su gobierno “está enfocado en garantizar la total transparencia de la obra pública” y agregó que “en los últimos años se ensañaron por motivos políticos, y lastimaron el desarrollo de la obra pública y paralizaron una actividad central para el desarrollo del país”.