El presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner encabezaron un acto en la ex ESMA al conmemorarse el Día Internacional de los Derechos Humanos. El Presidente entregó a los organismos de derechos humanos las carpetas de espionaje y seguimiento a esas agrupaciones que hizo la SIDE durante la última dictadura.

El presidente Alberto Fernández se comprometió esta tarde a seguir con la entrega del premio Azucena Villaflor que comenzó el exmandatario Néstor Kirchner, el cual había estado suspendido durante los últimos años, y afirmó que el Gobierno quiere "un país que no olvide, que busque justicia y busque la verdad".

"Si logramos eso, seremos una sociedad mejor", agregó en un acto que encabezó junto a la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, en el Patio de Armas del Espacio para la Memoria y los Derechos Humanos (ex ESMA) en el Día Internacional de los Derechos Humanos.

Cristina Fernández de Kirchner señaló, por su parte, que la ex ESMA es un "lugar emblemático" de este Gobierno y de los argentinos y recordó que acompañó al expresidente Néstor Kirchner un 24 de marzo a ese edificio y también que mujeres de cooperativas víctimas de violencia y pobreza trabajaron en la recuperación del establecimiento.

El Presidente entregó a los organismos de derechos humanos las carpetas de espionaje y seguimiento a esas agrupaciones que hizo la SIDE durante la última dictadura.

Estas carpetas son una muestra de las más de 250 mil fichas de inteligencia sobre personas, instituciones, organizaciones, hechos vinculados a acciones públicas u operativos que conforman el archivo de la SIDE y que fueron recuperadas y están siendo analizadas por la gestión de Cristina Caamaño en la Agencia Federal de Inteligencia (AFI).